miércoles, 6 de junio de 2012

Conversando en diferido con MARÍA DOLORES GARCÍA PASTOR


Comenzamos esta nueva actualización en La Biblioteca Imaginaria con una entrevista muy especial, ya que la entrevistada en esta ocasión no es otra que María Dolores García Pastor, escritora amiga y colaboradora asidua de esta página web de recomendaciones literarias.
María Dolores acaba de publicar “El Café de la Luna”, un libro singular que, sin ser su primera obra, creo que es la que la va a dar a conocer a nivel nacional como autora. Hablamos con ella sobre este su nuevo libro, también de otras cosas. Como siempre, para saberlo todo, ¡seguid leyendo!:

¿Cuándo comenzaste a escribir?
Creo que era bastante pequeña, con diez u once años. Mi profesor de Lenguaje siempre me hacía alargar las redacciones, el profe Antonio. A esa edad publiqué mi primer cuento en catalán en el diario Avui gracias a otro profesor, Jordi Caja. Pero era de forma inconsciente, no imaginaba que acabaría siendo escritora. Supongo que mis profesores veían que no lo hacía del todo mal y por eso lo fomentaban. A los dieciseis gané un segundo premio en el concurso de relatos del instituto y seguí escribiendo pero de manera puntual y sin objetivos, me gustaba y me apetecía hacerlo. De una manera seria y pensando en que esto podía ser un oficio, desde hace unos ocho años. 

¿Cuento o novela?
Me confieso cuentista, lectora y escritora empedernida de cuentos. La novela también me gusta pero creo que es en el cuento donde me muevo mejor y donde me siento más cómoda. Las historias que quiero contar suelen inspirarme cuentos aunque a veces se complican y se acaban convirtiendo en novelas.

¿Te imaginas tu mundo sin la literatura?
No. Tal vez podría vivir sin escribir pero dudo mucho que pudiera vivir sin leer. Me faltaría una parte muy importante de mi día a día.

©Desi Estévez

¿Cómo surgió la idea de escribir “El café de la Luna”?
Surgió a partir de una imagen maravillosa que tuve de la Plaza Sant Felip Neri de Barcelona. Paseaba con mi chico y mi niña, que entonces tenía dos añitos, por el barrio gótico. Los músicos callejeros, las calles empedradas, los edificios maravillosos de esa parte de la ciudad… Mi chico me llevó hasta la plaza y lo que vi en ese momento me sobrecogió y me impactó tanto que se me quedó grabado en la cabeza y fue a parar a la cajonera en la que los escritores guardamos las historias que algún día queremos contar. A partir de ahí se propagó una especie de carcoma que fue “infectando” a otras historias que esperaban para ser contadas. El resto fue surgiendo en mis paseos por la ciudad. La magia apareció en el momento en que quise volver a aquel sitio y no fui capaz de encontrarlo hasta mucho tiempo después. Es que soy un poco despistada.

¿Existen los personajes de los que habla tu libro?
Todos los personajes del libro están inspirados en personas reales, aunque la mayoría están hechos de pedacitos de uno y otro. La anciana Manuela, por ejemplo, está inspirada en una señora que vivía muy cerca de donde yo vivo ahora y a la que siempre me encontraba cuando salía a pasear con mi perro Max. Me despertaba mucha ternura porque casi nunca se acordaba de lo que me había contado el día anterior y me lo volvía a contar. Estaba sola, pese a tener una familia, y vivía en su propio mundo. Cuando supe que había muerto su recuerdo también fue a parar al interior de mi cajonera de escritora.

¿Cuál de estos personajes que habla tu libro es tu favorito y por qué?
Para una madre es difícil responder a este tipo de preguntas. Parece que cada lector se está encariñando con uno de ellos. Mi primer lector, cuando el libro aún no era ni un proyecto, se enamoró de la bella Berenice. Yo los quiero a todos por igual, no sabría por cual decidirme.



¿Cuánto de ficción y cuánto de realidad hay entre las páginas de “El café de la Luna”?
Creo que hay mucha realidad en todas las historias aunque contada de manera fantástica, con algo de magia. El libro trata de temas muy duros, la emigración y los abusos que sufren los emigrantes, los ancianos que viven condenados a la soledad, los pisos con “bicho”… Las preocupaciones y los miedos de los personajes que habitan el café también son reales aunque todo lo sobrevuele ese aura mágica que nace en el local. El Café de la Luna es más un estado de ánimo que un lugar.

Se supone que “El café de la Luna” es un libro de relatos con una temática común, aunque, ¿no piensas que en realidad está más cerca de lo que llamaríamos una “novela fragmentaria”?
Lo cierto es que lo concebí y lo escribí como si fuera un libro de relatos. Supongo que todo se complicó cuando se me ocurrió hacer que los personajes saltaran de un relato a otro, pero es que era inevitable que se conocieran e interaccionaran si frecuentaban todos el mismo lugar. Nunca pensé que era una novela hasta que mi editor me lo dijo. De hecho, comercialmente hablando, se publicita como novela. Sí, supongo que tiene algo de novela fragmentaria, como tú dices, aunque también tiene bastante de relato. En todo caso el híbrido resultante me gusta.

Tus cuentos son muy visuales. ¿Te gustaría que estas historias se llevaran a la gran pantalla?
Nunca me lo he planteado. Recuerdo que con mi primera novela hubo un contacto con el director Bigas Luna, propiciado por Zoé Valdés, y una amiga mía siempre hacía la broma de que habría película. Eso sí, estaba convencida de que la protagonista se pasaría medio metraje desnuda. La verdad es que no me importaría, pero no sé si algún director sería capaz de reproducir el ambiente o la magia de este café, creo que es un sitio mucho más literario que cinematográfico, pero estaría bien.


©Desi Estévez

¿Qué esperas que los lectores encuentren en “El café de la Luna”?
Espero que al pasar la última página les quede una buena sensación. Este no es un libro con grandes pretensiones más allá de hacer sentir algún tipo de emoción a quienes lo lean.

¿Qué nuevos proyectos literarios tienes en mente?
¡Uf! En esto de la escritura soy un culo inquieto, como suele decirse. Preparo una nueva novela para 2013 pero aún no estoy muy segura de si será “La hija del escriba”, ambientada en el antiguo Egipto y en la que llevo algunos años trabajando, o será otra que tenía en la cajonera y hace poco que he puesto en marcha. También tengo en mente un par de libros de relatos, estoy trabajando en uno de micros, maquino una antología solidaria… Ya te contaré, de momento la novela del 2013 es prioridad pero como estamos con la promoción de El Café de la Luna y con tantas emociones no estoy muy centrada.

Muchas gracias, Cris, se me ha hecho corta J.
Muchas gracias a ti, María Dolores, por tu tiempo, tus palabras y las fotos que nos has facilitado. Después de lo mucho que has esperado para ver publicado tu libro, espero que el éxito sea tan bien muy largo, y pronto nos hables de una nueva obra publicada.
Y a vosotros, como siempre, gracias por estar al otro lado de la pantalla, siempre fieles, un día más.

Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario