jueves, 7 de junio de 2012

Conversando en diferido con ISABEL GONZÁLEZ


Comenzamos esta actualización festiva de La Biblioteca Imaginaria (para el que no se haya enterado aún, ya estamos otra vez en Semana Santa) con la entrevista que tan amablemente y vía email nos ha concedido una de las escritoras de relato breve más indómitas de este país: Isabel González.
Digo indómita, como podía decir “Casi tan salvaje”, que es precisamente el título del libro de cuentos de esta autora que recientemente ha visto la luz.
Hablamos con Isabel sobre su libro, pero también de otros temas. Si quieres saber más, solo tienes que seguir leyendo:

¿Cuándo comenzaste a escribir?
Con cierta regularidad, hace siete u ocho años. Pero escribir no es sólo sentarse a escribir. Siempre he leído. Siempre he vivido. Siempre he tenido la sensación de estar almacenando trastos para construir algo que no sabía muy bien qué era.

¿Qué encuentras en el cuento que no hallas en otro género?
El cuento es mi ecosistema. Un cruce de géneros. Ese pedazo de terreno todavía sin urbanizar a las afueras de una ciudad. Lo mismo puedes convertirlo en un espacio natural protegido que levantar una urbanización. Hagas lo que hagas, se colarán topos en los desagües. Eso es lo que más me gusta del cuento.

¿Qué tiene para ti un buen cuento?
La flecha. Un cuento es un flechazo. Abre una herida sin compasión. Un cuento ha de ser impío con el lector y piadoso con sus personajes. Intenso e inteligente.

© Ismael Martínez

¿Cómo surgió la idea de escribir “Casi tan salvaje”?
“Casi tan salvaje” no obedece a un plan sino a una obligación. Tenía que escribirlo. No me cabía más dentro.

¿Por qué eso de “casi”?
El título me sobreviene leyendo un poema de Marianne Moore que dice: “Absorto en ese distinguido gusano casi tan salvaje y tan fiero como el día que lo capturaron”. Cuando leí este verso vi que estaba hablando de lo que yo escribía. De la lucha por la supervivencia, de la lucha por la identidad propia, por la dignidad, por evitar el agusanamiento al que la vida nos empuja. En cuanto al “casi” se podría decir que es irónico. Que en realidad quiere decir cien mil veces más salvaje. Que la vida domesticada es cien mil veces más salvaje que lo que consideramos vida salvaje. Eso lo saben sobre todo mis personajes femeninos.

¿Cuál de los cuentos que recoge este libro es tu favorito?
Imposible decantarme por uno. Si algo curioso está sucediendo con este libro es que cada persona que lo lee tiene un cuento preferido.


¿Y cuál te costó más escribir?
El que más me costó acabar fue “La tierra es el cielo de los pájaros”. Tal vez por su estructura.

¿Hay algo que pueda considerarse autobiográfico en estos relatos?
Sí y no. Es un tema. Al menos, he procurado no engañar ni engañarme en lo esencial. Es decir, he procurado transmitir mis percepciones con absoluta sinceridad. Las peripecias, por supuesto, están más deformadas y mezcladas.

¿Es el mundo tan salvaje como tú lo pintas en tus cuentos?
Acepción número seis de salvaje según la RAE: “Dicho de una actitud o situación que no está controlada o dominada”. El mundo es terriblemente salvaje para los seres humanos. Maravillosamente salvaje. Está lleno de contradicciones, paradojas, sorpresas, revelaciones, accidentes, dudas, incoherencias… Qué aburrido si no fuera así, ¿no?

© Mari Ángeles Fernández. De izquierda a derecha: Clara Obligado (escritora), Isabel González, Elvira Mínguez (actriz), y Juan Casamayor (editor de Páginas de Espuma).

¿Qué esperas que encuentren los lectores en “Casi tan salvaje”?
Fuerza. Consciencia de su fragilidad y consciencia también de su fuerza. Nada es perfecto, ¿y qué? Me molesta esta modernidad líquida que nos convierte en residuos a merced de todas las corrientes. Somos nosotros y somos fuertes y vamos a vivir. Vamos a vivir aquí, en este pedazo de cauce porque nos da la gana o porque no nos queda otro remedio, ¿qué más da? Podemos reírnos. La vida es grandiosa.

¿Qué nuevos proyectos literarios tienes en marcha?
Mil. Ninguno. Mi proyecto más inmediato ahora mismo es preparar una paella mientras me tomo una copita de vino y escucho Radio 3. ¿Es esto un proyecto literario?

Muchas gracias, Isabel, por tu tiempo, tus palabras y tus fotos, y ojalá que todos tus proyectos, tanto los salvajes como los no tanto, así como los literarios como los que no son, salgan siempre a pedir de boca.
Y como siempre, amig@s lector@s, gracias por estar de nuevo al otro lado de la pantalla.

Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario