jueves, 7 de junio de 2012

Conversando en diferido con AGUSTÍN LOZANO DE LA CRUZ


Después de tres semanas sin la actualización del jueves en La Biblioteca Imaginaria, por fin esta semana podemos retomar este espacio. Además, lo hacemos de forma especial: con la entrevista que Agustín Lozano nos ha concedido hace unos días.
“La última sombra”, la última novela de Agustín, quedó finalista de la última edición del Premio Minotauro de Novela, y recientemente ha sido publicada por Grupo A.J.E.C. Por supuesto, hablamos con el autor sobre esta obra (que, además, veréis a continuación reseñada en esta actualización), pero también de otros temas que seguro que serán de vuestro interés. Así que no os entretengo más y aquí os dejo ya con las palabras del autor:

¿Cuándo comenzaste a escribir?
Alrededor de los 20 años. Comencé escribiendo cuentos, estimulado por un grupo de amigos también escritores. Aunque escribir sea una actividad que se desempeña en soledad, siempre he pensado que es muy importante rodearte de otras personas con inquietudes literarias y compartir con ellas aquello que escribes.

¿En qué género te encuentras más a gusto como escritor?
En realidad prefiero la mezcla de géneros, algo que también me ocurre como lector. Mi primera novela podríamos encuadrarla dentro del realismo social, mientras que la segunda es una novela de aventuras en el sentido clásico, con toques de género negro y de terror. Y ahora estoy escribiendo ciencia-ficción. Supongo que me encuentro a gusto cuando tengo una historia que contar, aparte del género en el que pueda encuadrarse.

¿Cómo surgió la idea de escribir “La última sombra”?
A partir de un viaje a Sintra con mi pareja. Como una especie de juego literario, creamos los dos personajes principales y sus motivaciones. Luego dejé pasar un tiempo hasta que decidí que había llegado el momento de desarrollar la trama y comenzar a escribir: a los protagonistas se añadió ese “tercer hombre” que es la sombra que los persigue, las referencias a Byron y a otros autores, el viaje a Roma donde la trama se complica…



¿Qué supuso para ti quedar finalista del premio Minotauro de novela con “La última sombra”?
Un reconocimiento que no esperaba, porque cuando decidí participar en este premio no pensé que la novela tuviera suficientes elementos de género como para ganar el Minotauro o quedar finalista. Pero fue una sorpresa agradable e ilusionante, y espero que ayude a la difusión del libro.

¿Eres tú también, al igual que tus personajes, un enamorado de la figura de Lord Byron y sus coetáneos?
Por supuesto. Byron, aparte de sus dotes como escritor, representa el prototipo de aventurero romántico: viajó por medio mundo, trabó amistad con escritores de la talla de Mary y Percy Shelley, enamoró a incontables mujeres, y hasta llegó a combatir en una guerra movido por sus ideales. En Byron se condensan prácticamente todas las características del héroe de la novela de aventuras, así que era inevitable que su figura tuviese tanta influencia sobre la novela y sus personajes, como un fantasma.  

¿Te consideras un escritor gótico o más bien romántico?
Simplemente me considero un escritor. A ratos gótico si la historia lo requiere, a ratos romántico si se trata de hablar del fatalismo en torno a las relaciones amorosas. Lo bueno es que hay un punto de encuentro bastante interesante entre ambas cosas, que es lo que pretendo explorar en “La última sombra”.



¿Crees en la existencia de seres sobrenaturales que solo unos pocos pueden ver?
Soy una persona muy racionalista, la verdad. Lo que no impide que me sienta atraído por lo fantástico: no hace falta creer en la existencia de algo para disfrutar de ello. Cuando leemos, aunque sea una obra de lo más realista, sabemos que nos sumergimos en una mentira, en una ficción. Pero, con frecuencia, esa mentira nos sirve para entender mejor la realidad.

¿Crees que se parece a ti alguno de los personajes de esta obra?
Creo que fue Borges quien dijo que toda novela es autobiográfica y toda autobiografía es ficción. Así que es inevitable que alguno de los personajes tenga que ver conmigo. Pero no demasiado.

El final es un poco ambiguo. ¿Quiero esto decir que habrá una segunda parte para esta historia?
Me pareció que un final ambiguo era lo más acorde con el tono general de la novela, donde los elementos sobrenaturales solamente se insinúan. Es posible que haya una continuación, otra novela con la misma atmósfera y algunos personajes en común; pero no sería una segunda parte en sentido estricto.



¿Qué esperas que encuentren los lectores en “La última sombra”?
A primera vista, lo que ofrezco es una novela de aventuras: un misterio que acecha a los personajes, viajes y persecuciones, incluso tiroteos. Pero además de todo eso, me gustaría que encontraran una historia que no se agota en la lectura de sus páginas, que invita a reflexionar sobre la naturaleza humana y a profundizar en autores tan importantes para mí como Borges, Rilke, Keats, Dylan Thomas, Byron…

¿Qué nuevos proyectos literarios tienes en mente?
Estoy escribiendo una novela de ciencia-ficción. Me apasionan las posibilidades de la ciencia-ficción para indagar en el presente. Así que he tomado nuestro mundo y lo he trasladado un siglo en el futuro. La acción transcurre en Londres. Es un Londres que ha cambiado bastante, y al mismo tiempo se parece mucho al actual.

Muchas gracias, Agustín, por tu tiempo, tus respuestas y tus fotos personales. Esperamos ver pronto en las librerías esa nueva novela tuya, también que “La última sombra” siga llegando a más y más lectores.
Y a vosotros, como siempre, amigos lectores, gracias por estar una vez más al otro lado de la pantalla.

Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario