jueves, 7 de junio de 2012

BUTTER CHICKEN EN LUDHIANA. VIAJE POR LA INDIA PROVINCIANA. Pankaj Mishra


Título: Butter Chicken en Ludhiana. Viaje por la India provinciana
Autor: Pankaj Mishra
Traductor: José Antonio Bravo
Editorial: Ediciones Barataria
Págs: 336
Precio: 18 €

Butter Chicken en Ludhiana. Viaje por la India provinciana, es un libro escrito por Pankaj Mishra (1969) y editado por Barataria.
El autor estudió literatura inglesa, graduándose en la Jawaharal Nehru University de Delhi. Trabajó como editor jefe en Harper Collins India, y es un articulista habitual en varias publicaciones, entre ellas, The Times Literary Supplement. Tiene varias novelas editadas, y en 2008 se le eligió miembro de la Royal Society of Literature.
Esta novela es un libro de viaje, uno que Pankaj quiso realizar para encontrarse con la India actual, con la que creía que iba a chocar contra la India de su infancia,  con la ancestral. Y lo hizo.
Se arma de paciencia, dinero, un mapa y mucha ironía y se lanza por los caminos de esa India menos mística, más prosaica: la provinciana con aires de grandeza, como todo lo provinciano en el fondo, y descubre lo peor de unos intentos de modernidad, del mal uso de un dinero que empieza a llegar, de los negocios, de los puntos de vista sobre ella misma y su lugar en el mundo. Constata desolado cómo se ha perdido entre una identidad que no es la suya, entre unas gentes que por querer sobresalir, rompen con sus raíces, cayendo en el vacío de la inanidad. Su viaje, el que nos acerca a esos autobuses casposos, sucios, donde nos aloja en cuchitriles carísimos, pasea por calles rotas, visitamos monumentos bellísimos a los que no se les respeta, como el caso de uno de los palacios del maharajá donde una antena parabólica destaca desde su azotea; nos presenta a las personas que va encontrándose a su paso, transcribiéndonos sus conversaciones, la mayoría triviales, fanfarronas, equivocadas, perdidas, donde comprobamos que las gentes de la India, no profunda, sino provinciana, están más a medio camino que nadie entre lo tradicional, y la apertura a un mundo abierto que no saben cómo coger o asimilar.
Las personas que va conociendo tienen historias que nos presenta sin juzgar, las leemos para asimilarlas, para entender esa fase de la historia de la India en la que no sabe aún dónde situarse.
Esta novela está escrita con grandes dosis de humor, que es el arma que usa contra tanta banalidad y con la que nos muestra escenas cotidianas de lo que él observa con ojos críticos: una boda, reuniones políticas, arengas, mítines, mercados, visitas turísticas, hoteles con prejuicios contra su propia gente, ruido, suciedad: contrastes insalvables todavía entre el crecimiento económico, la tradición y el mal uso de una libertad que en el fondo no acaba de ser entendida.
Entre pasajes hilarantes, ironías y observaciones directas, viajamos a través de una India totalmente desmitificada y muy real. Una visión crítica de un indio que ama su tierra y que por ello nos la muestra desnuda.
Eva Monzón Jerez

No hay comentarios:

Publicar un comentario