martes, 5 de junio de 2012

¿ALERTA PANDÉMICA? José Manuel Echevarría


Título: ¿Alerta Pandémica?
Autor: José Manuel Echevarría
Editorial: Meteorα
Págs: 288
Precio: 19 €

Basta ya de rostros sin nombre, de oscuras sectas más o menos conocidas. ¿Alerta Pandémica? se declara a sí misma desde un principio como una ficción y esta es la primera trampa a la que nos somete. Pero al contario que otras reseñas –siempre impersonales-, tenemos al propio escritor que, por una vez, nos revela algunos secretos de su novela… amigo José Manuel Echevarría, tiene usted la palabra:
Esta novela es una ficción que surge de la experiencia de la realidad en general y de una realidad en concreto. De la realidad general en la que nos vemos inmersos cada día cuando se nos somete a ese bombardeo de historias que, reclamando nuestra atención y nuestra aprobación, hemos de evaluar a partir de muy pocos datos. También de una realidad concreta que, hace ahora casi tres años, mantuvo en vilo a la opinión pública durante muchos meses. ¿Mi intención?: hacer ver al lector que, en esta sociedad de la información que disfrutamos y sufrimos, sólo quienes se esfuercen en formarse un criterio propio sobre las historias que nos cuentan podrán acercarse a la condición de ciudadanos libres. El conocimiento nos hace libres; la ignorancia, esclavos.”
¿Alerta Pandémica? No es solo un viaje geográfico –Guatemala, Shangai, París o Valencia-, es una marcha a través de las oficinas, laboratorios y agencias del control global de virus. Donde el enemigo no es la gripe[1] si no las ansias de enriquecimiento de una firma farmacéutica.
La novela juega con un hecho ¿real?, que alienta nuestra percepción de la realidad y nos descubre otro mundo entre las noticias de la prensa, los telediarios y el cotilleo cotidiano y nos golpea recordándonos que hay mundo donde las finanzas y las colocación de un producto son más importantes que llanto de una madre que ya no escucha a sus hijos.
 “En ¿Alerta Pandémica?, el organismo internacional que vigila la Salud Pública mundial es objeto de una manipulación, planificada y desarrollada a lo largo de varios años, que persigue incrementar las ventas de un fármaco antiviral aprobado para el tratamiento de la gripe. Como última consecuencia de esa intriga, se termina por declarar una alerta pandémica de gripe y se disparan los mecanismos de actuación previstos en esos casos. Mientras los gobiernos invierten dinero público en preparase para enfrentar el problema -lo que incluye la compra de grandes cantidades de ese antiviral-, mucha gente sencilla pierde su negocio y ve su vida arruinada a consecuencia de las medidas que se toman para controlar la epidemia. La comunidad científica ha contribuido a justificar esa alerta, pero pronto comienzan a surgir dudas y a brotar opiniones discrepantes entre los expertos. De la mano de esos “herejes” que se oponen a la versión oficial, algunas mentes independientes del mundo de la política y del de los medios de comunicación cooperan para poner al descubierto la trama de intereses que se esconde detrás. En el paisaje de la historia, seres humanos que movidos por el interés, el peso de la responsabilidad, la ambición, el afán de prestigio, la necesidad, la compasión o el amor se involucran de una u otra forma en su entramado. Y llegado a su final, el lector encuentra uno de esos maravillosos objetos que hacen posible que nosotros, los ciudadanos de la sociedad moderna, podamos ser, si de verdad queremos, más sabios y más libres: un libro.”
¿Héroes? Si, pero no ese tipo de mirada impávida y una frase contundente en el momento apropiado, uno de esos a los que tanto nos tiene acostumbrado la novela de acción anglosajona. José Manuel Echevarría les llama “herejes” hombres y mujeres como usted y yo que se niegan a seguir el juego. Y como toda acción dramática necesita a un villano: Tenemos a los “expertos” seres que ocultan sus verdaderos propósitos tras la apariencia de consultores cuya única preocupación es la salud del prójimo.
Al final de la novela -quizás por simpatía didáctica- el autor nos ofrece una serie de lecturas cuyo objetivo final conocer más profundamente el desarrollo no sólo de un virus que ya se le citaba desde los de Hipócrates hace unos 2.400 años.
Pocas veces un autor se ha acercado tanto a su público y por una vez esas barreras se han roto. ¿Alerta Pandémica? una novela –dentro de la novela- nos deja ese delicioso sabor de seguir las pistas de un misterio… ¿resuelto?
Ricardo Acevedo Esplugas

[1] Las palabras gripe y gripa proceden de la francesa grippe (procedente del suizo-alemán grupi (acurrucarse), mientras que influenza procede del italiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario