martes, 5 de junio de 2012

ADRAGA . Juan Ángel Laguna Edroso


Título: Adraga
Autor: Juan Ángel Laguna Edroso
Editorial: Grupo AJEC
Págs: 424
Precio: 19, 50 €

Había tenido la ocasión de leer a Juan en otras ocasiones. Por ejemplo, con su novela corta La casa de las sombras, o algún que otro relato suelto. Pero lo cierto es que con Adraga nos presenta otra de sus múltiples facetas como escritor. Adraga es una novela publicada por la editorial Ajec que abarca la temática de la fantasía épica pero con un estilo propio que, cómo no, nos remite a Juan Ángel Laguna.
La trama nos sitúa en un mundo medieval trastornado por algo que a la humanidad siempre ha temido: el Día del Juicio Final. Así es como Juan entra en la novela: desde un primer momento asistimos a esa caída del mundo, que ya fue profetizada por diversos escritos, conocida como aquel día del sol negro, y ya en ello encontramos la propia simbología. El Apocalipsis ya ha sucedido en el año mil de la era cristiana como consecuencia de ese día del sol negro (un eclipse) en el que Dios juzgó a todos los seres humanos.
Juan recoge ese tema y lo traslada a su novela pero, como ya he dicho, manejándolo con su estilo. Así, en Adraga nos encontramos con una serie de personajes que luchan por vivir en ese nuevo mundo que se ha creado como en una especie de tregua. El título de la novela es bien importante, pues Adraga es una de esas banderas que lucha por el Dios verdadero.
Si bien es cierto que la novela es mayoritariamente de carácter épica (las escenas de batallas se suceden), Juan no duda en explorar, a su vez, la psique de los personajes, con tal de que el lector comprenda mejor sus acciones. En todo caso, este autor sabe muy bien cómo manejarlos (a pesar de la gran cantidad de personajes que pululan por la historia y que pueden llegar a confundir a los lectores menos experimentados en este tipo de novelas) y nos ofrece sus múltiples facetas, llevándonos por derroteros que, en ocasiones, acaban en sucesos que no esperábamos. A mi parecer, uno de los puntos fuertes de la novela es ese: la perfecta armonía entre las acciones bélicas y los personajes que las llevan a cabo.
Pero, como he dicho, está ambientado en una Europa medieval, por lo que Juan ha tenido que documentarse y lo ha hecho muy bien. Al igual que ha plasmado muy bien todo ello en su historia: las supersticiones aparecen en un buen número de casos, al igual que la hechicería, o seres que han sido creados por el Demonio y a los cuales hay que vencer. Creo que Juan ha sabido combinar la fantasía con la realidad, pues todos sabemos que en aquella “época oscura” (como se la ha conocido desde siempre) estos temas estaban a la orden del día y, aun así, el autor ha sabido darles otro enfoque y aprovecharlo en la trama.
Como mencioné antes, a algunos lectores puede que se les haga un poco pesado, sobre todo al principio. No obstante, a medida que avanza la historia va enganchando cada vez más al lector e incluso se nota que Juan evoluciona junto con ella y junto a sus personajes.  De todos modos, es bastante usual que en este tipo de historias haya tantas tramas paralelas y un gran número de personajes. En este caso está totalmente justificado, pues Juan lo que trata es de mostrar al lector cómo los sentimientos y las pasiones se desarrollan en un mundo dominado por ellas.
De lo que sí me he dado cuenta es que Juan no se decanta ni por un lado ni por otro. Es decir, que no nos quiere dar, en el fondo, una lección moral, en cuanto a que no es que es mejor el bien que el mal o a la inversa. Simplemente, los personajes deben tomar decisiones y son ellos mismos los que marchan por un camino o por otro.
A manera de conclusión decir que, a pesar de que es una novela larga y, en ocasiones, complicada, merece la pena leer. Es una novela de fantasía oscura que abre, a mi parecer, un nuevo camino que creo que es muy interesante. Son numerosas las historias sobre la Edad Media, pero no todas ellas satisfactorias. Opino que la de Juan sí lo es, a pesar de que sea fantástica.
Elena Montagud

No hay comentarios:

Publicar un comentario